jueves, 1 de octubre de 2009

PEREZON.

PEREZON!!!!, es lo que tengo estos días. La entrada al cole de Lucía me esta pesando y de que manera en mi estado de animo, dejarla llorando con esa pena por la mañana es algo nuevo para mí, y supongo que los que sois padres, lo habreis pasado, pero joder, se pasa fatal, y eso lo noto en las ganas que tengo de entrenar. La semana pasada solo salí el domingo en Soria, y esta semana he empezado entrenando ayer. Las sensaciones buenas, hice unos 9 km a ritmo de 4.30´/km sin ir forzado, lo que me tranquiliza para pensar que sigo más o menos en la brecha. Espero que pase rapido y volvamos a la tranquilidad familiar.
Pero lo peor es que mi objetivo más cercano de aquí a final de año que era meterme en 38´ en un diez mil no me apetece nada, no me apetece entrenar para lograrlo, prefiero salir a trotar como ayer y ya esta, nada de cuestas, series, y para nada sufrir...no se si es temporal o no...ya veremos....
UN SALUDO A TODOS.

3 comentarios:

manuel binoy dijo...

Dale al cuerpo lo que el cuerpo te pide, es una máxima sagrada que hay que seguir a rajatabla; si no te apetece hacer series no las hagas; si no te apetece hacer cuestas no las hagas; si no te apetece competir no compitas; si por el contrario lo que te apetece es simplemente rodar entonces rueda; no hay más secreto que éste, es una de las muchas maneras de ser feliz, hacer lo que te apetezca en cada momento; por lo demás no te preocupes; en relación a lo que dices sobre tu hija, yo también lo pasaba fatal cuando tenía que dejarla en la guardería; una de las peores experiencias que se pueden tener en la vida. Saludos, un abrazo y que tengas mucha suerte.

bekele dijo...

Hola Iván, cada uno conoce a su cuerpo mejor que nadie, si a ti no te apetece hacer entrenamientos específicos para bajar tiempos, trota como estas haciendo y disfruta de tus salidas, nosotros no somos profesionales y no debemos estar obsesionados con los cronos.
Un Abrazo Bekele

mi_fernan dijo...

Iván,

Mucho ánimo con lo de los niños, pero no te preocupes por ellos ya que tras el periodo de adaptación luego van la mar de contentos.