miércoles, 12 de mayo de 2010

Series


El perezón de hoy para entrenar ha sido enorme. A las 14:20 había quedado con Goyo, y desde el trabajo le he llamado para decirle que no iba, pero llevaba haciendo tiempo para esperarme más de media hora por lo que me ha dado pena y no he sido capaz de decirle que no, luego me ha confesado que a él tampoco le apetecía y que si le hubiese dicho que no iba, por él encantado, en casita a comer y a dormir la siesta.
Así que al final, veinte minutitos de calentamiento y diez repeticiones de 500 mts, de menos a más...bien, acabando fuerte.
Cualquier cosa comparada con Sables ahora mismo es un caramelo.


No hay comentarios: